Logo Discusoscar

Reproducción

 

Particularmente, es el tema relacionado con este pez que mas me apasiona y el que realmente me llevó a montar mi instalación de cría y a dedicarle gran parte de mi tiempo.
La reproducción del Disco es un gran atractivo y a veces un claro objetivo para muchos de los aficionados que tenemos y mantenemos este maravillos pez.
Desde el cortejo tan peculiar que realizan tanto el macho como la hembra hasta el posterior cuidado de los alevines, bien merecen nuestra máxima atención y admiración.
Y sigo insistiendo, que llegar a criar al pez Disco puede llegar a ser mucho más fácil de lo que nos pensamos.

 

Para empezar, tendremos que conseguir la pareja reproductora, lo cual podéis hacer de dos maneras: O bien adquirir una pareja ya formada o bien formarla vosotros mismos a partir de un pequeño grupo de Discos.

Yo prefiero partir de un grupo de jóvenes Discos seleccionados en mi instalación y que se vayan emparejando ellos solos. Para esto tendremos que tener, como ya habréis escuchado un montón de veces, algo de paciencia (para esto y para más cosas). Es importante que con los Discos no queramos hacer las cosas deprisa y corriendo. Poco a poco, paso firme y paciencia........

Los Discos pueden llegar a emparejarse y criar con tan solo un año de edad e incluso antes. Una hembra nacida en mi instalación, se emparejo con un macho e hizo su primera puesta, con tan solo nueve meses y veintiún días de edad. Este primer intento no salió bien (como en la mayoría de casos en parejas primerizas) pero a la cuarta puesta estaban sacando ya sus primeros alevines. Con aproximadamente unos once meses de edad, estaban criando ya con éxito.

 

Como os comentaba anteriormente, el Disco es un pez bastante fácil de criar, quizás el mayor problema lo encontremos con el comportamiento de la pareja una vez se ha emparejado.

Me explico: Hay parejas que a las primeras puestas ya están criando con éxito, otras que empiezan a sacar adelante sus alevines cuando llevan ya 20 o más puestas y otras que no hay manera y que al final las he tenido que separar y ponerlas con otros ejemplares para que cambiaran de pareja. Como digo yo siempre, "cada pareja es un mundo". No es que haya una varita mágica y zaaaas... a criar. Pero tampoco querría ahora asustaros.

 

ESTA EN CONSTRUCCION, PERDONAD LAS MOLESTIAS